Sin Categoría

Desde El Huerto: Almolonga en Agroquimicos confía

171657_10150378277800720_3405825_o

por: Juan Pablo Echeverria

“Y así el mito de la zanahoria gigante de Almolonga murió, aquí hay más que suelos volcánicos o la mano de Dios, aquí hay una sobre explotación de los recursos…”

Hace unas semanas me fui de paseo a Almolonga, que es un municipio a 20 minutos de Xela famoso por  sus hortalizas, sus  baños de aguas termales y sus grupos evangélicos, pero también por ser un poco sucio y contar con malos conductores de pickup. Pero al no mas llegar la belleza de este valle impresiona, de un lado las faldas del Volcán Santa María que por años bañaron de material volcánico este valle lo cual hoy agradecen sus habitantes por su suelos fértiles.  Y del otro lado una sierra de montañas ya no tan verdes, donde queda evidente la expansión agrícola de ese lado del valle. A primera vista se ven construcciones de dos o tres pisos, varios templos evangélicos, y camiones Hino y pickups Toyota por doquier. Pareciera que todos aquí tienen 1 pickup Toyota y un camión. Eso dice mucho de los logros económicos que ha tenido este municipio en los últimos 30 años. Según cuentan en los años 70 era un municipio con altos índices de pobreza, alcoholismo, y delincuencia común. Pero en eso empezaron a llegar nuevos grupos evangélicos, y con ello se inició la transformación de Almolonga. Decían que había en este municipio más de 30 cantinas pero hoy en día todas fueron convertidas en tiendas. Esto también ayudo a la organización de este municipio y como buenos evangélicos resultaron unos cracks para los negocios y el comercio. Almolonga es hoy conocida como la hortaliza de América produciendo y exportando zanahorias, cebollas, cilantro, apio, repollo, remolacha, y espinaca a toda Centroamérica y sur de México. Ha sido tanto su éxito que hoy se encuentran agricultores de Almolonga comprando terrenos en otras partes de Quetzaltenango buscando así expandir su potencial comercial. Esta es una historia de superación pocas veces vista en Guatemala, su formato organizativo, su sistema de cooperación familiar para el trabajo es realmente de admirar, según cuentan su producción anual les genera un ingreso aproximado de 150 millones de quetzales anuales, nada mal para un pequeño municipio.

A primera vista se nota la organización y eficiencia con la que trabajan los almolongueños, los campos no están cercados, cualquier puede caminar entre los terrenos, lo cual me hace pensar que existe un respeto entre los habitantes por su trabajo y que la unión de este municipio ha sido parte importante de su éxito. Los campos de hortalizas son de aproximadamente de 20 x 20mts rodeados de un sistema de canales que reparten el agua del rio entre todos los campos. Pero ya metido entre los campos de hortalizas el lado oscuro de este éxito se empieza a develar. En el ambiente hay un olor a químico y agua estancada, en el campo de a lado puedo ver a un joven, descalzo, sin guantes y sin ningún tipo de protección aplicando lo que me imagino sería un herbicida o plaguicida químico. Me acerque a platicar con él y de inmediato me llamo la atención un gran número de granos que cubrían parte de su cuello y cara. Me conto que este terreno pertenecía a un tío suyo y que entre toda la familia cuidaban y cosechaban hortalizas las cuales luego exportaban a El Salvador. Continúe mi camino y pude observar un gran número de botes de agroquímicos tirados entre los canales, también me detuve a ver el agua la cual tiene un color café verdoso y no pude evitar sentir un poco de asco en pensar que con esta agua se riegan las hortalizas que después compro en el mercado de Xela.

Al continuar mi camino me topé con más personas con estos granos en la cara, algunos también en las manos y sin ninguna base científica termine por echarle la culpa a la exposición diaria de estos agroquímicos sin ningún tipo de protección. Es más, cuando volví a casa busque en el internet información sobre algunos de los químicos que observe tirados entre los campos y una de las imagen que salió fue de un hombre utilizando un traje completo que lo cubría de pies a cabeza, aplicando en la misma forma que el joven de Almolonga, estos químicos a una cosecha de brócoli. La verdad no me sorprendió pues lo botes estos incluso tienen una gran calavera indicando que son altamente tóxicos. Y entonces si son tan dañinos que recomiendan cubrirse de pies a cabeza porque no tenemos ningún problema aplicándoselo a nuestros alimentos.

Después de unas horas de estar ahí, comencé a sentir irritación en mis ojos y comezón en la piel, no sé si fue producto de mi imaginación o en verdad el ambiente en este lugar comenzaba a ser dañino para mi saludo. Cruce el puente para salir a la carretera principal y esperar el bus que me llevara de vuelta a Xela. Nuevamente la sensación de asco volvió al ver el rio que atraviesa Almolonga. Es un rio de aguas casi negras, lleno de bolsas de basura, al parecer la gente acostumbra a juntar su basura pero únicamente para tirarla luego en el rio, rio que es en parte desviado para regar las hortalizas.

Y así el mito de la zanahoria gigante de Almolonga murió, aquí hay más que suelos volcánicos o la mano de Dios, aquí hay una sobre explotación de los recursos, que con el tiempo está afectando a los almolongueños y como me comentaba don Jacinto, un hombre que volvía de un día de trabajo, “ya no es como antes, la producción ha bajado mucho.” No queda más que esperar que con el tiempo las consecuencias de estos métodos de producción sean tan evidentes que una nueva revolución de hábitos, practicas y conciencia en Almolonga cambie las cosas. Y por mi parte será difícil ignorar lo visto y continuar comprándole a la viejita chula del mercado que trae sus verduras de Almolonga.

Anuncios

3 pensamientos en “Desde El Huerto: Almolonga en Agroquimicos confía

  1. justo con unos compañeros de universidad estamos actualmente haciendo un estudio en Almolonga y no me queda más que confirmar lo que dices, el pobre municipio esta siendo destrozado ambientalmente y lo peor es que muchos de los agricultores no logran imaginar la magnitud del problema. Las concentraciones de metales pesados en el agua son altisimas y que decir la contaminación bactereológica. Pero Almolonga no es el unico municipio que está asi, hay muchos otros que caminan en la misma dirección. Lo que más me entristece es saber como existe gente que se aprovecha de la situación, ayer justamente escuché cuando un agricultor dijo “La empresa que nos vende los agroquímicos nos prometió que vendría a recoger las botellas vacías, pero no cumple”…El panorama no es bueno, pero hay que seguir en la lucha y dejar esa perversa indiferencia que nos caracteriza muchas veces y lo que hace es hundirnos más.

    • si la verdad que es un fenomeno que sucede hoy en todas partes, la agricultura la hemos pensado a corto plazo, pensando en lo que ahorita nos va a dar mayor rendimiento y para eso los quimicos son buenos pero a largo plazo: enferman a la tierra, contaminan el agua y por ello tambien a la gente. Pero por ello es necesario que se retome el control sobre nuestros alimentos y que nuevos agricultores se animen a intentar hacer cosas nuevas, salirse del molde endeudador de los agroquimicos, las semillas trangenicas y volver a una produccion organica acuñada con toda la informacion y tecnologia nueva que hoy tenemos…
      Almolonga es lindo pero de lejos

  2. esta en jovenes consternados como tu, Juan Pablo, crear soluciones. porque tampoco esta buena la otra alternativa de comprar verduras a las grandes emprezas :/ que bueno que traes a la luz este dilemma. es cierto de que nuestro pueblo perece por falta de conocimiento– espero que los municipios encuentren los recursos par un desarollo sostenible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s